The Cat

El gato

 UN BON VIVANT TANTO SECRETIVO COMO SENSUAL

Un animal terrestre con un profundo sentido de curiosidad y aventura, el gato espiritual tiene una naturaleza sensual y un espíritu muy independiente. La pasión por los viajes y la sensibilidad por su entorno lo llevan a buscar la belleza y la novedad por todas partes. 

Según creencias antiguas, debido a su visión de rayos X, audición aguda y alta inteligencia, los felinos se han utilizado como protectores a lo largo de la historia. En el antiguo Egipto, no solo eran responsables de proteger las puertas del templo y defenderse del mal, sino que también eran tratados como reyes y se les concedían privilegios especiales. Su capacidad innata para ver extremadamente bien en la oscuridad y sentirse como en casa en ella conlleva el significado metafísico de poder atravesar los miedos con facilidad. El gato espiritual nos enseña que los mundos físico y espiritual no están separados. El gato espiritual actúa como un guía animal intrépido que brinda coraje y confianza, guiándote a un mundo de autodescubrimiento y transformación. A diferencia de los humanos, se dice que el campo de energía de un gato gira en sentido contrario a las agujas del reloj, lo que le permite absorber y neutralizar la energía negativa; con solo acariciar a un gato, su campo de energía tal vez se sienta realineado y su equilibrio interno restaurado.

El gato espiritual aparece en tu vida y se conecta contigo como recordatorio para mantener la curiosidad y disfrutar de la magia de la vida, pero también salir de tu mundo insular para ver las cosas a través de los ojos de los demás para que tu independencia y secreto no te lleven a aislamiento. Quienes se identifican con esta guía animal valoran la autonomía y en su trabajo pueden encontrar satisfacción a través de los viajes y el diseño.

Los rasgos del gato son Secreto, Curioso, Sensual, Independiente y Aventurero. 


10 artículos